Saltar al contenido
Estilos de Aprendizaje

Definición de aprendizaje según distintos autores

Definición de aprendizaje

El  Aprendizaje es un fenómeno psicológico fundamental en la evolución e involucra a muchas especies de animales además de los humanos; el desarrollo y la supervivencia de los individuos se basan en su capacidad para aprender.

Por ello, el aprendizaje ha sido y sigue siendo estudiado por la etología y las ciencias psicológicas, en sus diversas formas, manifestaciones y aplicaciones.

En general, el aprendizaje se puede definir como una modificación conductual que sigue, o es inducida por, una interacción con el entorno y es el resultado de experiencias que conducen al establecimiento de nuevas configuraciones de respuesta a estímulos externos.


Per saperne di più: https://www.stateofmind.it/tag/apprendimento/

En el campo psicológico, el estudio del aprendizaje se vuelve central con el advenimiento del conductismo en los años 1930-1950. El conductismo define el aprendizaje como el conjunto de cambios observables en la conducta del individuo a raíz de los cambios producidos en la situación en la que se encuentra el individuo.

En este sentido, según este enfoque mecanicista y asociacionista existe un principio asociativo directo entre estímulo y respuesta que estaría en la base del aprendizaje.

Por otro lado, las teorías cognitivas no se limitan a considerar la modificación de la conducta y el mecanismo asociativo como condición esencial para el aprendizaje. En este sentido, según las teorías cognitivas, el aprendizaje presupone la creación de representaciones mentales que median la relación entre el estímulo y la respuesta.

Ya en la década de 1930 Edward Tolman había planteado la hipótesis de que el aprendizaje no se manifestaba exclusivamente en el nivel de los comportamientos observables sino en el de las representaciones mentales: el animal aprende porque se crea una representación mental de la situación y en base a ella actúa en consecuencia.

Es útil subrayar que existen algunos cambios en el comportamiento que no son atribuibles a los procesos de aprendizaje, como cambios de comportamiento atribuibles a tendencias innatas de respuesta, maduración o estados temporales del sujeto (por ejemplo, cambios relacionados con el desarrollo de determinadas fases edad o cambios de comportamiento resultantes del uso de sustancias psicoactivas).

Condicionamiento clásico

Ivan Pavlov (1927) a principios del siglo pasado observó las habilidades de algunos perros para poder crear una asociación transitoria entre un estímulo administrado por el experimentador y una respuesta conductual implementada por el animal. De esta manera nace el condicionamiento clásico o receptivo .

Específicamente, sucedió que los perros pudieron combinar un estímulo condicionado, o un estímulo neutro identificado por el experimentador (un sonido), con una respuesta generalmente presentada automáticamente (entrega de alimentos), llamada estímulo incondicional.

Después de escuchar el sonido, el estímulo condicionado y ver la comida, el estímulo incondicional, el perro comenzó a salivar (Respuesta Incondicional).

Sucedió que después de repetidas exposiciones a la asociación estímulo-respuesta, el perro comenzó a salivar tan pronto como escuchó el sonido y sin recibir comida (Respuesta Condicional).

Pavlov observó más tarde que si el estímulo condicionado no se administraba de manera sistemática y al final ni siquiera se administraba más, la respuesta condicionada perdía su eficacia hasta desaparecer por completo.

En cualquier caso, el recuerdo de la asociación entre el estímulo y la respuesta condicionada quedó en la memoria del animal. De hecho, al presentar nuevamente el estímulo condicionado, la respuesta condicionada reapareció una vez más, pero en este caso fueron suficientes menos interacciones estímulo-respuesta.

Además, es posible generalizar este fenómeno de condicionamiento clásico. El mismo Pavlov vio que al presentar diferentes estímulos condicionados, como diferentes sonidos, el perro salivaba por igual.

En el campo psicopatológico, el condicionamiento clásico se puede utilizar para comprender cómo se forma una fobia específica. Si le tienes miedo a las arañas, pensar en ellas se vuelve aterrador a la larga.

No solo eso, el mismo principio del condicionamiento clásico se utiliza en el campo conductual como ejercicio para poder superar las fobias. Esta técnica se llama desensibilización.

En este caso, el terapeuta invita al paciente a exponerse gradualmente con el objeto temido en un intento de extinguir la asociación previamente aprendida entre el estímulo condicionado (por ejemplo, una serpiente) y la consiguiente respuesta disfuncional o condicionada (por ejemplo, taquicardia, sudoración, mareos, etc.), condicionamiento de respuesta definido con precisión.

El objetivo es mostrar que la respuesta emocional no es tan aterradora como parece, pero se puede manejar.

Hablando de condicionamiento estímulo-respuesta, conviene introducir brevemente los conceptos de habituación y sensibilización.

La habituación se refiere a la disminución progresiva de la fuerza de una respuesta a la aparición repetida de un estímulo. Si un estímulo es nuevo o inusual, habrá un patrón de respuesta fisiológico-motor conocido como “respuesta de orientación”.

Si este estímulo se repite con regularidad es probable que haya una progresiva indiferencia del sujeto, debido al fenómeno de habituación / adicción.

Por el contrario, la sensibilización implica respuestas al estímulo mucho más intensas que las primeras presentaciones del estímulo: el sujeto, en lugar de acostumbrarse a él, se sensibiliza a un estímulo / categoría particular de estímulos, por ejemplo estímulos dolorosos o incluso eventos traumáticos.

Condicionamiento operante

Junto al condicionamiento clásico, en el contexto del conductismo, Skinner inventó el paradigma experimental del condicionamiento operante. La herramienta experimental utilizada en este paradigma fue la caja Skinner: una jaula en la que el conejillo de indias podía explorar libremente el entorno y realizar comportamientos como presionar una palanca o presionar un botón.

Skinner inventó el paradigma experimental del condicionamiento operante, que podría ser de dos tipos:

  • El encuestado, en el que la respuesta que pone en marcha un conejillo de indias enjaulado se produce como reacción a un estímulo;
  • El operativo, en el que la respuesta se emite espontáneamente.

La herramienta experimental utilizada en este paradigma fue la caja Skinner: una jaula en la que el conejillo de indias podía explorar libremente el entorno y realizar comportamientos como presionar una palanca o presionar un botón.

Sin embargo, se reforzaron algunas conductas llevadas a cabo por el conejillo de indias, lo que hizo más probable la re-presentación, en el futuro, de la misma conducta.

Por ejemplo, si una paloma cobaya descubriera que presionar un botón conducía a la entrega de comida (refuerzo), entonces lo repetiría una y otra vez.

Por tanto, en general, el condicionamiento operante consiste en la implementación de una conducta que, si se refuerza positivamente, se repite con mayor frecuencia.

Tomemos a un niño que es libre de hacer varias cosas en una habitación, pero solo se refuerza positivamente cuando coloca sus juguetes en su lugar.

Más tarde, aprende que ordenar es lo correcto. La implementación de un cierto refuerzo puede debilitar o aumentar la probabilidad de aparición de un determinado comportamiento. Los refuerzos pueden ser de muchos tipos:

  • Refuerzos que funcionan automáticamente (por ejemplo, alimentos), sin intervención humana;
  • Refuerzos que adquieren una función adecuada para implementar la reaparición de la conducta que requiere la intervención humana;
  • Refuerzos generalizados resultantes de la exploración e interacción con el mundo físico. Cualquier individuo que reciba retroalimentación positiva al interactuar con el entorno aumenta su probabilidad de adquirir nuevos comportamientos. Los estímulos positivos que refuerzan la conducta son tanto de origen físico como psicológico, como recibir consentimiento, aprobación, afecto.

El refuerzo de la conducta, en resumen, se puede dividir en dos grandes macro-categorías: positivo y negativo. El refuerzo positivo es lo que produce una consecuencia bienvenida.

El refuerzo negativo, por otro lado, conduce a la eliminación o el cese de un estímulo o comportamiento desagradable.

Además, en el condicionamiento operante se pueden distinguir 3 fases:

  1. Pre-aprendizaje : sirve para determinar el comportamiento operativo, es decir la frecuencia de implementación de la respuesta por parte del conejillo de indias (por ejemplo, presionar la palanca) sin que exista ningún refuerzo positivo o negativo;
  2. Condicionamiento: el investigador determina cuándo debe tener lugar el refuerzo;
  3. Extinción: la respuesta condicionada decae después de una cierta cantidad de comportamientos implementados porque nunca se refuerza.

Tipos de aprendizaje

A continuación vamos a ver varios tipos de aprendizajes según distintos autores y al final dejaremos unas definiciones de que significa para cada uno, el “aprendizaje”.

Aprendizaje latente

Con el concepto de aprendizaje latente se abren paso las teorías cognitivas del aprendizaje , según las cuales existen representaciones cognitivas mentales que median la relación entre el estímulo y la respuesta.

Si miramos el fenómeno del aprendizaje desde una perspectiva más amplia, podemos decir que en cualquier situación estamos potencialmente en condiciones de aprender y aprender de una manera consciente explícitamente formal o de una manera implícita e inconsciente. Este aprendizaje implícito se basa en nuestra experiencia.

En este sentido Tolman ya en 1932 demostró que puede haber aprendizaje sin refuerzo: observó precisamente que los ratones aprenden el mapa del laberinto y aprenden la salida sin introducir ningún refuerzo, pero plausiblemente gracias a la formación de representaciones mentales.

Por lo tanto, se pueden crear nuevas estructuras cognitivas a través de la experiencia, como mapas de un laberinto desconocido.

 

Aprendizaje mediante la observación

Albert Bandura se desvía de la concepción conductista del aprendizaje , que se asoció con la experiencia de ” aprender a dirigir”, demostrando cómo se pueden aprender nuevos comportamientos simplemente observando el comportamiento de los demás.

El aprendizaje, por tanto, para Bandura se basa en la imitación, posibilitada gracias al refuerzo Vicario, mediante el cual las consecuencias relacionadas con la conducta puesta en marcha por el modelo, recompensa o castigo, tienen los mismos efectos en el observador.

Además, Albert Bandura acuñó el término modelado, que es la modalidad de aprendizaje que entra en juego cuando el comportamiento de un organismo, que asume el papel de modelo, influye en el comportamiento del observador.

Ya alrededor de los nueve meses el niño es capaz de aprender voluntariamente determinadas conductas intencionales dirigidas a un propósito, implementadas por un adulto:

se trata del llamado aprendizaje imitativo (y no solo de emulación), caracterizado por la comprensión de las intenciones que están involucradas. en las acciones que se reproducen.

Bandura señaló que los niños aprenden en un entorno social y muchas veces imitan el comportamiento de los demás, este proceso se conoce como teoría del aprendizaje social .

Bandura también analiza las variables que intervienen en el proceso de aprendizaje , cuestionando los factores cognitivos, de lo que deduce que las expectativas de desempeño propias y ajenas ejercen una influencia muy fuerte en las conductas, en la evaluación de efectos y resultados y en procesos de aprendizaje.

Dependiendo de si el éxito o el fracaso se atribuye a causas internas o externas, controlables o incontrolables, las reacciones afectivas y cognitivas que siguen a estos resultados pueden variar.

Aprendizaje cultural

Según el enfoque del situacionismo dinámico, la cultura y los modelos culturales son continuamente aprendidos por los individuos que participan en ella viviendo y experimentando contextos culturales específicos.

El modelo cultural se refiere a las matrices de significado cognitivo-emocional que comparten las personas de una determinada comunidad o grupo cultural, se basa en formas esquemáticas de conocimiento (guión) y conductas orientadoras.

El aprendizaje cultural es intrínseco a nuestra condición de seres humanos que experimentan, entendido como la enciclopedia del conocimiento explícito e implícito (tácito) adquirido a través de la implicación personal en las acciones e interacciones con los demás a lo largo del tiempo.

En este sentido, el aprendizaje de patrones y rutinas culturales se caracteriza en gran medida por procesos de aprendizaje latentes , implícitos, informales, situados y continuos.

Aunque no es específico de la especie humana, el aprendizaje cultural continuo de la experiencia ha recibido una aceleración exponencial en la especie humana debido a la evolución del lenguaje y la conciencia .

Entre las diversas formas de aprendizaje , para comprender el aprendizaje cultural es útil diferenciar entre el aprendizaje individual, entendido como la capacidad de adquirir nueva información a partir de una experiencia personal individual, y el aprendizaje social, entendido como la capacidad de adquirir nuevos conocimientos y prácticas gracias a la interacción con lo similar.

En general, en las fases culturales estables, el aprendizaje social es más ventajoso y económico, ya que es más confiable, a menudo basado en la relación entre el experto novato y, por lo tanto, menos propenso a errores; por el contrario, en contextos más variables, el aprendizaje individual tiene mayor relevancia para encontrar soluciones nuevas y más adecuadas a los cambios ambientales.

En este sentido, la apropiación (Rogoff, 2003) es una transformación y se refiere al cambio que se deriva de la participación del sujeto en una determinada actividad. En las interacciones adulto-niño, es una participación guiada en la que el adulto asume el papel de experto y el niño el de novato.

Definiciones de aprendizaje según distintos autores

Varios psicólogos y pedagogos han definido el concepto y el significado del aprendizaje a su manera. Algunos lo definen como un proceso, otros como un cambio en el desempeño y algunos definen el aprendizaje como la adquisición y retención de conocimientos.

Según el punto de vista de Gestalt ,

  • “La base del aprendizaje es adquirir conocimiento después de observar toda la estructura. Responder a toda la situación es aprender “.

Kurt Lewin ha presentado la visión de campo del aprendizaje y explicó

  • El aprendizaje como la organización cognitiva directa de una situación. La motivación tiene un papel y un lugar importantes en el aprendizaje .

Según Woodworth ,

  • “el proceso de adquirir nuevos conocimientos y nuevas respuestas es el proceso de aprendizaje”.

GD Boaz (1984) observa el aprendizaje como un proceso. Según él,

  • “El aprendizaje es el proceso mediante el cual los individuos adquieren diversos hábitos, conocimientos y actitudes que son necesarios para satisfacer las demandas de la vida, en general”.

Según Cronbach ,

  • “La inclinación se manifiesta por un cambio de comportamiento como resultado de experiencia.”

Pavlov ha dicho:

  • “El aprendizaje es la formación de hábitos que resultan del condicionamiento”.

Según Kingsley y Garry ,

  • “El aprendizaje es un proceso mediante el cual el comportamiento se origina o cambia a través de la práctica o el entrenamiento”.

En palabras de CESkinner ,

  • “El aprendizaje es el proceso de adopción progresiva de la conducta”.
Configuración