Saltar al contenido
Estilos de Aprendizaje

Modelo Sudbury

Modelo Sudbury

El modelo de aprendizaje Sudbury es uno de los más interesantes. Les permite a los estudiantes tomar sus propias decisiones en cuanto a qué aprender y cuándo hacerlo.

Los partidarios de este modelo de aprendizaje argumentan que el proceso de aprendizaje no nos da forma, somos nosotros los que lo moldeamos y que esto es aplicable a todas las personas.

Antes de continuar, es importante saber de dónde surge este concepto revolucionario y la lógica que hay detrás de estos argumentos.

Historia y fundamentos

El modelo de aprendizaje Sudbury surge de la escuela Sudbury, la cual fue fundada en 1968 Framingham, Massachusetts en Estados Unidos. Su fundador, Daniel Greenberg, Profesor Emérito de la universidad de Columbia, construyó esta escuela bajo dos sólidos pilares: la administración democrática de la institución y un modelo de aprendizaje completamente libre.

En primer lugar, la administración de la escuela es democrática. Todas las decisiones son tomadas en una asamblea donde cada miembro participa. Desde los estudiantes hasta el personal obrero de la escuela. Entre los puntos a tratar se encuentran los docentes a contratar, la repartición del presupuesto y el salario mensual.

En segundo lugar, el estudiante es quien se encarga de su propio proceso de aprendizaje. Lo cual implica que la escuela no tiene un plan de estudio o currículo impuesto a los estudiantes y a los profesores.

Es por esto que los alumnos son libres de hacer lo que les interese y qué tan lejos quieren perseguir dichos intereses. Si lo que el niño desea es pasar toda la infancia jugando, la escuela no lo presiona de ninguna forma. En cambio, les garantiza un ambiente agradable y motivante para aprender mediante el juego.

Ventajas de este modelo

La experiencia en las escuelas democráticas que utilizan el modelo Sudbury demuestra que hay una gran variedad de formas de aprender sin la intervención de la enseñanza, es decir sin que obligatoriamente exista la intervención de los padres y maestros. Entre sus otras ventajas se encuentran:

  • El estudiante amolda el proceso de aprendizaje a sí mismo y no al contrario.
  • El estudiante decide qué aprender y cuándo hacerlo, lo cual lo hace sentir menos presionado y hace del proceso de aprendizaje una experiencia natural.
  • Los niños crecen llenando sus necesidades educacionales únicas.
  • No hay exámenes ni un sistema de calificaciones, lo que evita el estrés.
  • El docente en estas escuelas actúa como consejero. Solo cuando se le solicita.

Desventajas de este modelo

La principal desventaja de este modelo es la libertad que les da a los niños de escoger lo que quieren hacer con su futuro. Al no tener plan de estudios a seguir predefinido el alumno estudia lo que prefiera.

Esto puede ser una ventaja cuando el niño tiene objetivos claros en mente y buena motivación, pero si el niño decide no hacer nada con por su futuro y simplemente hacer el vago entonces el modelo fracasa abruptamente.

Al igual que con los alimentos, los niños necesitan una educación equilibrada en donde se mezclen sus gustos con todos aquellos temas que pueden parecerles aburridos, pero que pueden ser de ayuda en el futuro. Además de esto, hay otras desventajas que entran en juego:

  • La ausencia de reportes de notas cuantitativas por el derecho a la privacidad del alumno.
  • El alumno forma su equipo de trabajo sin importar la edad. Solamente en función de sus intereses.
  • Los adultos no juegan ningún papel activo a la hora de orientar, simplemente pueden vigilar la educación de los alumnos.

El papel del maestro

Como ya hemos mencionado, el papel del maestro queda reducido al de un simple consejero cuando se le necesita, ya que son los alumnos los que aprenden mayormente por sí mismos.

La responsabilidad del maestro reside mayormente en diseñar estrategias que fomenten los buenos valores, actitudes y el desarrollo de habilidades fundamentales como: la capacidad de analizar y sintetizar, la de comunicación, etc.

El papel del estudiante

EL rol del estudiante es el de tomar las decisiones con respecto a su proceso de aprendizaje. Se incentiva a los estudiantes a que descubran qué quieren hacer sin hacer ningún tipo de presión.

Además, se les motiva a que busquen soluciones creativas a los problemas eventuales que se les presentan día a día por su propia cuenta, tanto en el ámbito académico como en el personal.

El modelo sostiene que dar instrucción de forma individual puede causar daño. Es por esto que se les pide a los niños que formen grupos de trabajo mediante los cuales puedan aprender juntos.